Masaje Ayurvédico

Orígenes y beneficios del masaje ayurvédico

Extracto de un artículo de santemagasine.fr

Componente de la medicina tradicional india, el masaje ayurvédico o abhyanga logra el bienestar y la relajación al reequilibrar los doshas de una manera individualizada.

 

ORIGEN DEL MASAJE AYURVÉDICO

El masaje ayurvédico, también llamado abhyanga, es una parte integral del Ayurveda, la medicina tradicional india, al igual que el yoga, la medicina herbal, la aromaterapia o la dietética ayurvédica. Del sánscrito ayur (vida) y veda (ciencia o conocimiento), el término ayurveda significa "conocimiento de la vida o longevidad". Mucho más que un sistema de salud, la medicina ayurvédica en la India es un arte de vivir por derecho propio, destinado a mantener de la mejor manera todo nuestro cuerpo y mente. El masaje se considera una terapia corporal esencial para la higiene diaria de la vida. El masaje diario del bebé y su madre durante un largo período de tiempo es común en la atención posnatal. También se anima a los niños desde pequeños a dar masajes a otros miembros de la familia. En Francia, el masaje ayurvédico no se considera un masaje terapéutico sino una simple herramienta de bienestar, relajación y relajación.

 

PRINCIPIO DEL MASAJE AYURVÉDICO

El Ayurveda considera que lo infinitamente pequeño (ser humano, moléculas) se rige por los mismos principios que lo infinitamente grande (planetas, galaxias). Mientras observaban la naturaleza, los Sabios de la India descubrieron cinco elementos: éter (o espacio), aire, fuego, agua y tierra. Dedujeron que estos estados de la materia, presentes en la naturaleza, también están presentes en el ser humano. En los seres humanos, estos cinco elementos constituyen tres doshas o estados de ánimo biológicos (dosha vata, dosha pitta, dosha kapha), cuya combinación es única para cada individuo. Cuando estos tres doshas están equilibrados, el individuo goza de buena salud. Por otro lado, un desequilibrio puede provocar enfermedades. El masaje ayurvédico trabaja principalmente para armonizar las cinco formas de vata y prana para reequilibrar los doshas alterados. Vata es uno de los estados de ánimo biológicos presentes en los seres humanos. Simboliza la fuerza del espacio y el aire que gobierna cinco movimientos biológicos (ritmos metabólicos): frecuencia cardíaca, intercambios intracelulares, respiración, eliminación de toxinas y sistema nervioso simpático. Esta fuerza viaja a través del intestino grueso, la vejiga, los huesos, la piel, las orejas y los muslos. Prana simboliza la inteligencia de la vida o la fuerza fundamental que actúa en cualquier proceso de curación.

 

¿POR QUÉ CONSULTAR A UN MASAJISTA-RELAXÓLOGO AYURVÉDICO?

En Francia, el masaje ayurvédico se practica por su dimensión de relajación y bienestar. Se recomiendan para:

- mejorar la circulación sanguínea y linfática y así participar en la eliminación de toxinas;

- tonificar y relajar el tejido muscular;

- preservar y nutrir los tejidos de la piel gracias al aceite utilizado durante el masaje;

- aumentar sus defensas inmunológicas en general;

- recuperar la conciencia de su cuerpo.

 

¿CÓMO SE PRACTICA EL MASAJE AYURVÉDICO?

El masaje ayurvédico se realiza en una mesa de masajes o en el suelo. Generalmente, se cubre al paciente con una sábana que se utiliza para descubrir gradualmente las partes a masajear. Cada masaje se individualiza según el predominio de los doshas y los desequilibrios del cliente.

La persona del tipo vata (aire): el masaje será lento, envolvente, regular y enraizante con un aceite tibio y nutritivo para apaciguar y tranquilizar a la persona.

La persona tipo pitta (fuego): el masaje será estimulante, rápido y profundo en un ambiente cálido. El aceite se utilizará en menor cantidad para un masaje más refrescante.

La persona tipo kapha (agua): el masaje seco o con muy poco aceite será muy estimulante para reactivar el sistema linfático y revitalizar todo el cuerpo sujeto al letargo.

Dependiendo de los desequilibrios se utilizan distintos tipos de masajes: el masaje energético de todo el cuerpo, el masaje de la cabeza o los pies con aceite, así como los masajes, energéticos o no, realizados con plantas secas reducidas a polvo, harinas de cereales o legumbres, bolsitas de tela rellenas de arroz o plantas, etc. Presionar, barrer, dar golpecitos, frotar… las distintas técnicas se realizan principalmente con las manos, palmas, codos y antebrazos.

La sesión de masaje siempre comienza con una evaluación ayurvédica para determinar su constitución nativa (la combinación original de sus doshas) y su estado de desequilibrio. La evaluación gira en torno a la observación, el tacto y el cuestionamiento:

- examen del pulso, lengua, ojos, piel y uñas;

- información sobre su estilo de vida, el estado de su digestión y eliminación (heces, orina, sudor), su dieta, su sueño, su funcionamiento mental y emocional;

- teniendo en cuenta su historial médico.

Al final de esta evaluación, el practicante determina el masaje más adecuado de acuerdo con el dominio de su dosha (vata por aire, pitta por fuego, kapha por agua). Para facilitar la evacuación de toxinas, es recomendable beber agua caliente después de un masaje ayurvédico.

 

CONTRAINDICACIONES AL MASAJE AYURVÉDICO

Los masajes en general están contraindicados en los siguientes casos:

- inflamación de la piel,

- trastornos dermatológicos,

- tumefacción,

- hematomas,

- desgarro

- y fracturas.

 

En caso de enfermedades graves o cánceres, no siempre se recomiendan los masajes. Consulte con su médico para obtener la aprobación.

Tampoco se recomienda hacer un masaje después de una cirugía reciente (menos de tres meses) o cuando el cuerpo contiene demasiadas toxinas. Los masajes están contraindicados para personas con fiebre o problemas cardíacos.